Muchos procesos industriales de fabricación resultan en productos de desecho líquidos, los cuales pueden contener productos químicos tóxicos o dañinos que no se pueden introducir directamente en el sistema de alcantarillado o aguas subterráneas.