Estos se utilizan para el secado del producto, limpieza, refrigeración, etc. Estas aplicaciones requieren altas velocidades del aire pero no de alta presión. Es común que los compresores se utilizan para estas aplicaciones de proceso y estas malas aplicaciones de aire comprimido son oportunidades para lograr un ahorro de energía significativo.